Psicólogo gay

Fecha

A menudo, me preguntan si el hecho de que yo sea un psicólogo gay favorece que pueda acompañar mejor a los hombres homosexuales que deciden confiar en mí. Yo siempre contesto que ser gay no es un requisito para poder especializarse en Psicología Afirmativa Gay, sin embargo, sí que me ha permitido conocer la cultura gay de primera mano. A su vez, esto facilita que mis pacientes no tengan que «perder tiempo» de su terapia explicándome determinadas cosas, por ejemplo, dinámicas específicas que pueden darse en las relaciones sexual afectivas entre dos hombres y que no se dan entre personas heterosexuales.

Aún así, yo creo que, independientemente de cuál sea la orientación sexual del psicólogo que te atienda, lo más importante será su compromiso real con la formación y el entendimiento de las enormes diferencias que separan el mundo heterosexual de la comunidad gay. Además, considero imprescindible chequear nuestras propias ideas sobre la homosexualidad antes de trabajar con pacientes gais, de la misma manera que un psicólogo que se dedica a trabajar como terapeuta familiar debe haber realizado un profundo trabajo personal sobre su propia familia de origen.

Con todo esto, diferentes psicólogos gais o psicólogos LGTBI han confirmado que, en base a sus años de experiencia e investigación, las personas LGTBI prefieren, en primer lugar, dirigirse a psicólogos LGTBI. Muchos expertos aseguran que el hecho de que el psicólogo sea gay beneficiará al paciente gay, especialmente, cuando para el paciente su homosexualidad sea una parte modular de su identidad como persona. De la misma forma, si el psicólogo gay aún no se ha aceptado verdaderamente, difícilmente podrá modelar para sus pacientes una aceptación sana de su orientación sexoafectiva.

PSICÓLOGO LGTBI

Durante los años que llevo participando en congresos o formaciones sobre Psicología Afirmativa Gay muchas personas me han señalado (algunas cuestionado) el hecho de que atienda exclusivamente a hombres gais en mi consulta. Así que aprovecho este espacio seguro para mí para recordarles y recordarme que:

Si no hay espacios, tenemos que crearlos. Espacios propios y seguros para nosotros, libres.

En este caso, no hablamos sólo de la «necesidad» sino del derecho a crearlos. Nos lo hemos ganado a base de mucho dolor y discriminación. Hay muchas personas que no sobrevivieron o sobreviven en el presente. Que no se nos olviden las cifras.

Gracias a la lucha de muchas personas yo, como psicólogo gay, pude elegir crear este espacio para que otros hombres gais realizasen sus procesos de desarrollo personal.

Sé que mi lugar en la psicología está en el arcoíris 🌈

Si quieres iniciar tu proceso con nosotros puedes llamarnos por teléfono o escribirnos a través del formulario

https://andresescribano.com/contacto/